Paraguayas

Envianos tu HistoriaLas Historias mas LeidasHistorias por PaisesChatea con ParaguayosFeedVolver a la Pagina Principal

lunes, 13 de octubre de 2008

Recuesta Tu Cabecita en mi Hombro y Llora [por Jasy Moroti]

Esta es la realidad del famoso techaga´u. Contado por una señora que vivió un año y medio en España.


Quizás la suerte no estuvo de su lado en cuanto a conseguir un buen empleo, pero sí la bendición de Dios para que regrese junto a su hija joven. Esta señora había acumulado cuentas que no podía cubrir, bueno, no ella sóla, la familia estaba pasando por un bajón económico. El esposo, de profesión herrero, fue el primero en viajar a España.....

Después de seis meses, le siguió su esposa; porque su marido no soportaba la soledad. Una vez juntos empezaron a trabajar ambos. En principio fue muy difícil para los dos, adaptarse al estilo de vida de los españoles. La dureza de los tratos, la mezquindad por la comida y el panorama que observaban en las calles. Según ella lo manifiesta: DEGENERACIÓN TOTAL.

El trabajo allá es desde la mañana bien temprano hasta la tardecita, sin descanso y casi sin comer. Sólo comía a la siesta dos veces por semana un filete de carne y algo más, si quería comer mejor tenía que comprar. Por más que los dueños tenían la heladera llena, no podía sacar nada para comer, tenía prohibido.

El alquiler en el que vivió con su esposo era costoso, la comida también. Así que, fue muy difícil juntar el dinero para cubrir las cuentas y regresar. Sin embargo, entre los dos hacían todo lo posible por ahorrar allá y enviar el dinero.

La señora apresuró su regreso pues sus dos hijos ya encontraron pareja y se fueron a vivir con ellas, descuidando la casa que mucho les contó levantar. Al menos su hija tuvo la cordura de no irse detrás de algún aprovechado.

El tema actual es que el marido ya debe regresar a fin de año, pero él quiere venir un mes y regresar. Dice que encontró un buen trabajo, un buen patron, en fin, él está bien.

Un comentario de ella es preocupante, dice que los paraguayos y paraguayas, matan su soledad en discotecas, se embriagan, se olvidan de su familia. Se encuentran paisanos, no sólo paraguayos y se consuelan, de ese consuelo surjen las nuevas parejas, los matrimonios destruídos, los hijos descarriados y todo lo que sigue a estos males.

Qué hacer en estos caso? Lo bueno sería charlar a un metro de distancia. Lo que el ser humano quiere es comunicarse. Nada de recuesta tu cabecita en mi hombro y llora... no trae buenas consecuencias.

Jasy Moroti

Otros Relatos Relacionados



11 Comentarios:

OSARA dijo...

Jasy,quiero que sepas que leo siempre tus escritos, y te admiro lo valiente que sos, te trato ya con familiaridad porque eso es lo que somos,coicidimos en muchas cosas,pero en esta historia me duele decirte que no..porque yo si he encontrado hombros para llorar, estoy viviendo en un pueblo pequeño en España ,se llama MONTEAGUDO,NAVARRA ..y te puedo asegurar que hay personas muy preocupadas por nosotros los inmigrantes, desde el parroco hasta el ultimo del pueblo,tratan de que te puedas sentir como en tu casa ,lo que pasa que nosotros estamos muy cerrados a nuestras costumbres que siempre tratamos de estar a solas o con nuestros compatriotas ,que eso es normal,creo yo..pero ante todo decirte que no es todo como la historia de la querida compatriota ,y que no bebemos ni vamos a discotecas,ni mucho menos nos tiramos en brazos de cualquiera para mitigar la soledad...yo siempre digo,que los que estan acostumbrados a eso en nuestro pais ,vienen aqui y siguen con eso..,pero las que hemos decidido venir a trabajar como lo haciamos en nuestro pais lo seguimos haciendo con honestidad y responsabilidad y RESPETO,por nuestra persona , por sobre todas las cosas,y pluralizo porque se que como yo, hay muchas mujeres,que hacen lo mismo.. Te saludo con cariño,y sigue escribiendo que soy tu fans...OSARA.

Anónimo dijo...

Perdón, uno de mis defectos más graves es el ser una madre sobreprotectora.Atribuyo ello, a que no tuve la oportunidad de tener un acercamiento a mi madre, no obstante aprendí mucho con su ejemplos , y los frecuentes dichos de mi padre. Llámalo arcaicos, o como quieras. Decia el finado que "no sólo hay que ser sino también parecer". Con respecto a ese punto yo entendí que mi conducta habla por mí misma, puedo estar errada pero me sirvió para conducirme en mi juventud.Me costó llanto ser extricta conmigo, pero agradezco a Dios sus cuidados.
Lo que pretendo hacer llegar es un mensaje de no entrar en confianza con personas que quizás sí quizás no respeten. Lo de discotecas y bebidas sólo lo dije porque es lo que me manifestó la persona que me pidió escribir el artículo. Nadie que no está en eso debe tomarse por aludido/a. Me consta que aquí o allá hay muchas personas que trabajan honestamente. El tema es que deben cuidarse. Como mamá preocupada estaré siempre aconsejando, quien quiere lo tomo o lo deja.
Gracias por leer mis inquietudes.
Jasy.

Anónimo dijo...

No entiendo porqué o qué método utiliza la gente para deducir que en los países ricos va a ser fácil sobresalir. Si en nuestro propio país nos tratan mal, nos humillan muchas veces, nos privan de muchos derechos que nos corresponden, y que sería en los países ajenos. Sebastian.

Anónimo dijo...

Querida Yasy, concuerdo con usted referente a que algunos paraguayos, en su soledad, concurren a discotecas y se embriagan, pues esto lo considero repugnante.
Conozco gente que va a trabajar durante años sin malgastar siquiera un cinco euro, para poder volver a su hogar y disfrutar de su patria.
Es una pena que tantos jóvenes se destruyan y descarríen en España, pero las cosas son así, y desde acá, poco puedo ayudar.
En cuanto a tu sobreprotección, pues sí, mi querida Jasy, es un gran defecto.

Anónimo dijo...

Hola Jasy.Gracias una vez mas por poner tu hombro para esta persona para contar su vivencia en el otro lado de oceano .porque es muy dificil para nosotros adaptarno en la cultura de otros paises mas aun si somos del interior del pais somos muy cerrados a muestras costumbre a mi me costo años y me sigue costando horrores . con rescecto a los de bolique yo no veo mal q vaya la juventud a divertirse debes en cuando . pero aqui en Argentina tambien veo q algunos paisanos le da muchos a la cerveza los fines de semanas no digo q no tomen o no se diviertan porq sino la vida seria muy aburridos pero podian encontrar la divercion de otra forma como los jovenes ayudando en la parroquia por Ej. pero no para ellos es la divercion tomando cerveza
Pero segurante q esta señora de la historia no se encontraba muy sola ya q estaba con el marido no?
Un abrazo
Ethela de Bs AS

Anónimo dijo...

... y ese es el tema, cuando él estaba sólo , ella se fue y estuvo con él marido un año, ahora ella regreó. él tendría que venir a fin de año pero si viene quiere volver a España, esa es la preocupaciñon de ella que alguien lo esté consolando.
Un abrazo ami,
Jasy.

lorena dijo...

NO ESTOY PARA NADA DE ACUERDO,HAY QUE ESTAR DE ESTE LADO DEL CHARCO.

Anónimo dijo...

Yo no estoy del otro lado del charco, pero me imagino que no hay que opinar ni contar historias ajenas si no lo vivis personalmente. Otra cosa es vivirlo en la piel. Asi que historias vienen y van pero no lo sienten. Comparto lo que escriben la que vivio en parrandas siempre hara lo mismo en españa, py. o asia Esthela de Buenos aires

Anónimo dijo...

Te dire una cosa por única vez, nada de lo que escribo lo hago sin antes pedir permiso a los responsables del blog. Mientras ellos me den el ok, lamento no poder ser complaciente a todos los reclamos.

lA PERSONA EN CUESTIÓN ME PIDIÓ QUE LO ESCRIBA PORQUE ELLA NO SE SENTÍA CAPAZ DE HACERLO. NO HIZO LO MISMO "LA pANTERA" Y NADIE LE RECLAMÓ AL MARIDO QUE HAYA ESCRITO?
SÈ DE OTRAS PERSONAS QUE TAMBIÉN PIDIERON A OTROS QUE LO ESCRIBAN, LO QUE PASA CONMIGO ES QUE SOY SINCERA.
DE TODOS MODOS , GRACIAS ESTHELA.
JASY.

Anónimo dijo...

Yasy hay de vos mujer que argel sos a veces, no te gustan las criticas, y entoces ya ao escribas si no te gustan. Que lastima por mi.

Anónimo dijo...

Las críticas , a mi modo de entender deben ser constructivas. Uno nunca deja de aprender, si se le ensea, está claro. Una de las cosas que me desagrada es hundir en vez de levantar a quien cae en algún error. Me encanta que me corrijan con decoro. Me siento pastoreada cuando me indican como avanzar, peo si me estancan o empujan, me siento desamparada. Todos nos necesitamos por eso estamos buscando comunicarnos.
Cariños. J.M.