Paraguayas

Envianos tu HistoriaLas Historias mas LeidasHistorias por PaisesChatea con ParaguayosFeedVolver a la Pagina Principal

miércoles, 2 de mayo de 2007

Por que nos vamos del Paraguay? [Carlos M desde Estados Unidos]

* 130 mil empleos se requieren anualmente en Paraguay
* 30 mil puestos se crean al año
* 100 mil paraguayos no tienen oportunidad de trabajar
* 2.345.754 personas son pobres, el 41% de la población
* 1.137.481 paraguayos viven en la pobreza extrema, el 20,1%
* 37% de la población económicamente activa tiene problemas de empleo
* 4,4% del PIB se invierte en educación
* 3,2% del PIB se gasta en salud
* 14% de la población sufre desnutrición
* 10 niños mueren al día en el país
* 7 de esas muertes son por causas evitables

* 35.000 niños desnutridos hay en el país
* 240 mujeres mueren al año por problemas relacionados con embarazo, parto y puerperio
* 33 de cada 100 jóvenes paraguayos están subocupados
* 58% de la población joven tiene menos de 10 años de estudio
* 25,2% de la población juvenil combina estudio con trabajo
Fuente: Encuesta Permanente de Hogares 2004

LAS CIFRAS
259 paraguayos fueron devueltos este año al país, entre el 20 de febrero y el 9 de marzo, de ocho aeropuertos europeos.

50.000 paraguayos viven en España, según estimaciones de la Embajada paraguaya en Madrid. Un 66,2% son mujeres y 33,8% varones.

110 mil pasaportes fueron solicitados entre enero del 2006 y marzo del 2007. 64.746 corresponde a mujeres y 44.997 a varones.

CLICK AQUI PARA LEER ESTA HISTORIA COMPLETA...

Jardineros Paraguayos en Sevilla [Roberto A. paraguayo en España]

Mi nombre es Roberto Arce, soy paraguayo de Fernando de la Mora y vivo en España desde Enero del 2005.

Al igual que muchos otros, la falta de trabajo fue la razón principal que me alejo de mi querido Paraguay. La gran ventaja que yo tuve es que ya había gente amiga esperándome en Sevilla, y eso hizo que las cosas fueran mucho más fáciles para mí.

La historia que voy a contar no es personal sino de un amigo, no voy a dar el nombre verdadero para que no se moleste así que vamos a llamarlo Carlos. Carlos llego a España 2 meses después de mi arribo y como era conocido de mi hermano en...

Desde el aeropuerto nos subimos a un colectivo que pasaba por el centro y nos dejaba a 7 cuadras de mi departamento (compartido con otros 5 paraguayos) Note enseguida que para Carlos esta era la primera ves fuera de Paraguay, porque al igual que yo, miraba con la boca abierta por la ventanilla del micro. Hablando guaraní a full en el trayecto me dijo que el hablaba muy poco castellano, la verdad es que no hablaba luego nada de castellano sin mezclar guaraní cada dos por tres. Le dije que era importante que aprendiera para poder trabajar y poder comunicarse bien.

En Sevilla no es tan fácil conseguir trabajo como muchos suponen, yo empecé a trabajar de jardinero recién después de un mes de mi llegada. Conseguí el trabajo porque dos amigas de Asunción que trabajaban de empleadas para una familia bastante rica me recomendaron, y como los jefes vieron que yo hacia un buen trabajo, ellos mismos me recomendaban a sus amigos. Lo que si que en una de esas me salio un patio del tamaño del Defensores de Chaco y me decidí decirle a Carlos para hacer ese trabajo entre los dos. Como el todavía estaba desempleado ni dudo en decirme que si.

La casa (mas que casa mansión) estaba en Llerena, más o menos a una hora de Sevilla. Nos levantamos bien temprano ese sábado, Carlos tenia muchas ganas de trabajar y yo le dije que si hacía un buen trabajo esta gente le iba a recomendar a otros amigos o familiares, como me paso a mi. Nosotros le cobrábamos menos de la mitad de lo que un jardinero español les iba a cobrar así que ellos iban a estar contentos con el precio y el trabajo.

Al llegar a la casa nos atendió una viejita y nos dio una lista de las cosas que quería que se hagan. Yo le dije que íbamos a tratar de terminar todo hoy pero que si de por ahí no alcanzaba el tiempo íbamos a volver el domingo (el jardín era realmente muy grande y habían muchos arbustos para podar)

Después de unas horas de trabajo la señora apareció para preguntarnos si queríamos agua o algo para comer, nosotros íbamos bien equipados con el poderoso tereré así que pasamos la oferta y paramos por un rato para bajarle unos cuantos. En eso la señora vuelve y me dice que se olvido de anotar en su lista que quiere que se limpie la canaleta porque estaba llena de hojas, nos dijo que la escalera estaba en el depósito al fondo del jardín y que nos iba a dar 70 euros más por el trabajo extra. Carlos rápidamente ya le respondió que no había problema y yo me quede medio en la duda porque le tengo terror a las alturas y ustedes no se imaginan lo alto que estaba el techo.

Entre terere y terere le dije a Carlos que yo le atajaba la escalera porque no me animaba a subir tan alto, le explique que tengo vértigo y si me subía me iba a quedar duro allá arriba. El se sonrió y me dijo que el iba a limpiar en un ratito eso, entre risas me dijo que por 70 euros se subía sin escalera y todo.

Así que nos fuimos a el depósito que estaba al otro lado del patio para sacar una de esas escaleras que se despliegan, yo cuando vi ya me dio escalofrió. Atajé fuerte la escalera y Carlos me dijo que se iba a subir al techo para no estar dando la vuelta la escalera alrededor de la casa. Cuando llego sano y salvo al techo yo me quede tranquilo, lo único que le pedí es que atienda no romper las tejas y el me hizo un gesto y me dijo “Métele si que vos al jardín”

Yo estaba podando un árbol y le escuchaba a Carlos silbando sobre el techo, en ese momento escuche un Ay Ca..jo! y cuando me di la vuelta le vi volando desde el costado del techo. Amigos es realmente imposible describir la sensación, me quede completamente duro, no me podía mover, yo enseguida pensé que se había muerto. Cuando llegue donde estaba en el suelo le vi que se estaba blanco como un fantasma y puteando a gritos, yo no podía creer, este muchacho se cayo de un techo de mas o menos 10 metros y seguía vivo?. Le ayude a pararse y en eso salio la señora gritando “Que ha pasado, que ha pasado” Yo le dije que no era nada, que el muchacho se había caído del techo pero que estaba bien, que no le pasaba nada. Ella enseguida llamo a una ambulancia para que le llevaran a Carlos al hospital por miedo de que tenga golpes internos.

La cara de la chica de la ambulancia cuando le explique que se había caído desde el techo era para filmar, después le pase mi teoría de que se salvo porque se cayo encima de un arbolito que le amortiguo la caída. Yo creo que no me creyó ni una palabra de lo que dije hasta que le mostré lo que quedo del arbolito.

A Carlos no le paso nada y sigue trabajando pero ahora ya dejo la jardinería y se dedica a la venta en un mercadito (con otros paraguayos). Lo que si les puedo decir es que cada vez que escucha la palabra “CANALETA” su cara se vuelve blanca.

Un gran saludo a todos los compatriotas luchando en el exterior, ojala algún día podamos volver y construir el Paraguay que tanto añoramos. FUERZA PARAGUAY!
Roberto.

CLICK AQUI PARA LEER ESTA HISTORIA COMPLETA...